BILL MILLIN, EL GAITERO DEL DÍA D.

Bill Millin es uno de los soldados más conocidos y queridos de todos los que participaron en el desembarco de Normandía. Pese a pertenecer a la élite de los comandos británicos no realizó ninguna hazaña bélica de renombre sino que fue conocido por dos razones, fue el único gaitero a la vez que el único hombre que desembarcó con kilt y querido porque aquel 6 de junio desafió a la muerte sin arma alguna a excepción de su gaita que tocó para levantar la moral a sus compañeros.

Bill Millin era el gaitero personal de Lord Lovat, brigadier de los comandos de la 1ª Brigada de Servicios Especiales, los primeros soldados de élite en llevar la conocida boina verde.

Bill Millin tocando la gaita en Normandía
Bill Millin tocando la gaita en Normandía

Con 21 años, Millin desembarcó en Sword Beach en las primeras oleadas de aquella mañana. Como el propio Millin recordaba, “del momento justo del desembarco nunca olvidaré como al introducirnos en el fría agua hasta las caderas mi kilt se abombó hacia afuera y yo parecía una bailarina con tutu. Tampoco puedo olvidar que el hombre que iba justo delante de mí recibió un impacto directo en la cabeza y murió en el acto”. Nada más llegar a la orilla Bill Millin comenzó a tocar Highland Laddie. Bill Millin nos sigue contando: “Cuando aquellos chicos que llevaban tiempo soportando el fuego alemán me escucharon comenzaron a aclamarme y algunos incluso lanzaron al aire sus boinas o cascos. Lo peor fue ver tantos muertos y heridos. Hasta que mis compañeros rompieron la línea alemana yo me movía a lo largo de la orilla entre los heridos tocando mi gaita. Aquellos muchachos necesitaban oírme para levantarles la moral y que vieran que todavía había esperanza para ellos.” Bill,  interpretaba incansablemente Road to the Isles o Black Bear, entre otras mientras el fuego de mortero llovía a su alrededor.

Bill Millin desembarcando
Bill Millin desembarcando

Una vez los comandos se hicieron hueco entre los alemanes se dirigieron a su principal objetivo: Benouville, dónde se encontraba el estratégico puente (pronto conocido como puente Pegasus) que los soldados aerotransportados mediante planeadores habían logrado conquistar a primera hora del día. Si ese puente era recuperado por los alemanes, los tanques de la 21ª División Panzer de la Werhmacht podían poner en peligro el flanco oriental de la invasión.

A las 13 horas, los soldados británicos que retenían el puente Pegasus pudieron oír en la lejanía la inconfundible gaita de Millin interpretando Blue Bonnets Over The Border. Millin cuenta que, al llegar a las proximidades del puente,  “Lovat me gritó ¡vamos Bill, corre! pero yo decidí ir a mi paso, los chicos tenían que escuchar que ya llegábamos a unirnos a la lucha. La verdad, se me hizo un puente muy largo”  Esta operación costó la vida a 12 comandos. Una vez que los comandos se unieron a los aerotransportados los alemanes desistieron de seguir contraatacando para recuperar el puente y los panzer no pudieron atravesar el canal de Caen y por lo tanto llegar a la cabeza de playa aliada.

MIllin en Normandía despues de la guerra
MIllin en Normandía despues de la guerra

Hablando posteriormente con unos prisioneros alemanes, Millin dice que “uno de ellos me comentó que cuando vieron a un tipo con falda tocando una gaita en medio de aquel infierno de bombas y balas pensaron que yo era un Dummkopf, un chalado mal de la cabeza y que no iban a desperdiciar balas matando a un loco” Lo cierto es que a los pocos días Bill Millin recibió un impacto directo de esquirlas de mortero en… la bolsa de su gaita, aunque pudo continuar tocándola después de una breve reparación.

En el Memorial Pegasus se conserva la gaita
En el Memorial Pegasus se conserva la gaita

Hoy en día podemos ver la gaita de Millin en el museo Memorial Pegasus a escasos metros de donde se encontraba el puente Pegasus. También existe una estatua en honor al gaitero Bill Millin en la localidad de Colleville-Montgomery justo enfrente de donde este valeroso soldado desembarco junto con los comandos especiales de Lovat: los primeros “boinas verdes”.

Estatua de Bill Millin en Sword Beach
Estatua de Bill Millin en Sword Beach

7 opiniones en “BILL MILLIN, EL GAITERO DEL DÍA D.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *