LA TOMA DEL PUENTE PEGASUS

Las primeras horas del Día D serían muy críticas pues los soldados de infantería que desembarcasen tendrían un escaso apoyo blindado. Los tanques comenzarían a llegar horas más tarde y siempre en un número muy inferior respecto a las divisiones blindadas alemanas que en poco tiempo podían estar desplegadas en las playas aliadas. La única forma de impedir o retrasar el contraataque de la Werhmacht era utilizar tropas aerotransportadas que tomaran los puntos clave que llevaban directamente a los flancos de la invasión aliada, su punto débil. Uno de estos puntos eran los puentes sobre el río Orne y su canal, en las localidades de Ranville y Benouville. La 21ª División Panzer estaba desplegada precisamente en las cercanías de estos puentes y era obligatorio que los utilizaran si querían llegar a Sword Beach en escasos minutos y penetrar en el flanco este aliado.

Plano de la zona
Plano de la zona

El puente de Benouville conecta con la carretera de Ouistreham, de una importancia vital: Los alemanes no tenían que llegar a ella y los británicos la necesitaban para avanzar desde Sword Beach hacia Caen. Por otra parte había que silenciar la batería de Merville que apuntaba directamente al sector de Sword Beach. La misión fue encargada a la 6ª División Aerotransportada Británica y la captura de los puentes del Orne a la compañía D del 2º Regimiento de Infantería Ligera de Oxfordshire y Buckinghamshire, es decir, los “Ox and Bucks” comandados por el mayor John Howard. Las ordenes que recibió el mayor fueron muy claras y lacónicas: “John, tienes que tomar esos puentes y mantenerlos intactos hasta que os releven. La invasión depende enteramente de vosotros”. Para no quedar dispersos del objetivo, que es lo que ocurre con los paracaidistas, era preciso llegar a los puentes en planeadores. Nombre en clave: “Operación Deadstick”

Los planeadores Horsa
Los planeadores Horsa

A las 00:16 del 6 de junio los pilotos de los planeadores, con una gran precisión, comenzaron a aterrizar los planeadores Horsa a escasos 50 metros del puente de Benouville y los paracaidistas del mayor Howard tomaron el puente en escasos 10 minutos. El teniente Den Brotheridge murió en los primeros instantes, siendo el primer soldado aliado muerto en acción por tropas enemigas el Día D. El puente de Ranville corrió la misma suerte. Aquí las tropas estaban comandadas por el teniente Richard Todd, conocido actor de profesión y la conquista del puente tomó unos breves, pero intensos minutos. La operación fue un golpe de mano de libro. Con una precisión de cirujano, 90 minutos después de haber despegado de Inglaterra, Howard envió a la isla el mensaje codificado “Ham and Jam” que significaba que los puentes estaban asegurados en manos británicas.

Paracaidistas de la 6ª aerotransportada protegen un cruce en Ranville
Paracaidistas de la 6ª aerotransportada protegen un cruce en Ranville

Ahora “sólo” quedaba el relevo por las tropas que llegarían del mar. La noche fue muy larga e intensa en combates. La suerte y tenacidad de los “Ox and Bucks” en el combate les permitió resistir trece horas contra tropas alemanas muy superiores. A las 13.30 los paracaidistas pudieron escuchar el inconfundible sonido de una gaita. Eran los comandos de Lord Lovat con el gaitero Bill Millin a la cabeza que llegaban desde Sword Beach. El relevo había llegado a tiempo y la 21ª División Panzer tuvo que dar un largo rodeo por la ciudad de Caen que le supuso llegar a la línea de combate cuando ya las divisiones blindadas británicas estaban desplegadas en tierra.

Rommel pasando revista a la 21ª División Panzer en Ranville
Rommel pasando revista a la 21ª División Panzer en Ranville

El puente de Benouville fue bautizado como Puente Pegasus (Pegasus Bridge) en homenaje al símbolo distintivo de los paracaidistas británicos, el caballo alado Pegaso cabalgado por Belerofonte. El puente de Ranville recibió el nombre de Puente Horsa (Horsa Bridge) por los planeadores Horsa que transportaron a los paracaidistas.

Comandos británicos dirigiéndose al Puente Pegasus para enlazar con los paracaidistas del Mayor Howard
Comandos británicos dirigiéndose al Puente Pegasus para enlazar con los paracaidistas del Mayor Howard

Hoy en día este campo de batalla se encuentra igual que en 1944 con escasas alteraciones. Podemos visitar el puente original en el museo “Memorial Pegasus” y el Café Gondrée, la primera casa liberada de Francia, que alberga un pequeño museo con pertenencias donadas por los hombres de Howard; los emocionantes hitos que marcan el lugar exacto donde tomaron tierra tres de los cuatro planeadores destinados al Puente Pegasus. También en Ranville el impresionante cementerio británico y la conmovedora tumba del teniente Den Brotheridge que nunca conoció a la hija que nacería dos semanas después de su muerte.

Un Horsa se estrelló contra un muro de piedra en Ranville
Un Horsa se estrelló contra un muro de piedra en Ranville

Del cuarto planeador que nunca llegó (aunque si sus hombres), la impresionante historia del Café Gondrée y de cómo terminó el puente en un museo a escasos metros de su lugar original… podemos hablar otro día.

4 opiniones en “LA TOMA DEL PUENTE PEGASUS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *