SAINTE-MÈRE-ÉGLISE, EL PUEBLO DE LA 82ª AEROTRANSPORTADA

 

Sainte-Mère-Église es un cruce de caminos al sureste de la península de Contentin. Todos los caminos que van al sector de desembarco de la Playa Utah pasan por esta población. El 6 de junio de 1944, si se quería evitar un contraataque alemán, había que tomar a toda costa esta pequeña ciudad. Esta arriesgada misión quedaría a cargo de la 82 División Aerotransportada de los Estados Unidos (82nd AB, US Airborne División).

Paracaidista a la entrada de la población
Paracaidista a la entrada de la población

Como toda la zona, en los meses previos a junio, la aviación aliada realizó varios raids tanto de reconocimiento como de bombardeo ligero. El 5 de junio el escuadrón de Pathfinder arrojo las pequeñas bombas incendiarias de colores para señalizar a las oleadas de Dakotas C-47 que se aproximaban donde tenían que soltar a los soldados de la 82nd AB. La guarnición alemana se lo tomó como siempre, era algo habitual que solían hacer los aliados de vez en cuando… pero una de esas bengalas incendió una casa en la plaza de la iglesia. Las autoridades alemanas despertaron al alcalde para que formase una cadena humana que transportase cubos de agua desde la fuente de la plaza hasta el edificio en llamas.

Aproximadamente una hora después, la primera oleada de C-47 comenzó a descargar a los miembros de las divisiones aerotransportadas americanas en las zonas de desembarco. Los soldados alemanes junto con los habitantes de Sainte-Mère-Église  observaron con asombro como a escasos metros comenzaban a descender cientos de paracaídas. En el caos que supusieron esos primeros minutos, los alemanes reaccionaron con rapidez, ya que se encontraban desplegados y armados en el centro de una plaza totalmente iluminada, como si fuese de día, por la casa que estaba ardiendo. Muchos paracaidistas fueron ametrallados mientras se encontraban descendiendo, otros murieron al caer directamente al fuego con todo su equipo, explosivo de necesidad, y los que pudieron salieron huyendo hacía la oscuridad. Entre ellos, se encontraban miembros dispersos de la 101st AB, como el conocido teniente Dick Winters, que deberían haber tomado tierra en Sainte-Marie-du-Mont, a nueve kilómetros de distancia. Otros quedaron atrapados en los árboles del pueblo o… en la torre de la iglesia como John Steele, que colgado en el campanario vio toda la carnicería y tuvo que hacerse el muerto para no ser rematado. Los que no murieron y no pudieron huir fueron tomados prisioneros por los alemanes. En la película de 1962 “El Día Más Largo” esta escena fue rodada en la propia plaza del pueblo y describe, al estilo de Hollywood, lo que debió de ser muy parecido.

Muñeco recordando a John Steele
Muñeco recordando a John Steele

Pese a este inicial desastre, la ciudad fue tomada por el 505 Regimiento de Infantería Paracaidista de la 82 aerotransportada (505 PIR, 82nd AB) al mando del teniente coronel Edward Krause, siendo la primera ciudad liberada en Francia por las tropas aliadas. Los combates continuaron en los alrededores hasta el día 7, sobretodo en la Fiére, pero para entonces los tanques Sherman y soldados de infantería provenientes de Utah ya habían enlazado con los paracaidistas.

Antiguos combatientes en la celebración
Antiguos combatientes en la celebración

Sainte-Mère-Église hoy en día es uno de los lugares favoritos para celebrar las ceremonias de aniversario cada 6 de junio. Miles de visitantes se juntan con veteranos, autoridades, celebrities y grupos de reconstrucción histórica que visten orgullosos sus uniformes o ropas de los 40.  Los bailes y litros de cerveza (incluso alguna lágrima que otra) se suceden en un ambiente festivo entre conciertos, bandas de swing, desfiles, gaiteros y cientos de Jeeps y vehículos blindados.

En el 70º Aniversario...
En el 70º Aniversario…

Si visitamos Sainte-Mère-Église podemos ver que el pueblo no ha cambiado mucho su aspecto desde aquella noche. La bomba original de agua que sirvió para recoger el agua para intentar apagar el fuego sigue en su sitio, aunque la casa se perdió y hoy en su lugar podemos encontrar el Airborne Museum (Museo de los Aerotransportados) dedicado a la 82 y 101 divisiones aerotransportadas y de obligada visita.

Museo de la Aerotransportada
Museo de la Aerotransportada

En cuanto a John Steele, bueno… podemos hablar otro día. Solo decir que un maniquí-paracaidista siempre cuelga de la torre de la iglesia y es una de las atracciones turísticas de Sainte-Mère-Église.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *